Las averías más comunes en camiones [y cómo evitarlas]

Averías más comunes en camiones

Las averías más comunes en camiones [y cómo evitarlas]

Independientemente de la marca o modelo, todos los camiones necesitan contar con un servicio de mantenimiento periódico para garantizar su buen funcionamiento y para evitar su deterioro. Para los conductores profesionales, las averías en un camión no son únicamente una molestia y un gasto extra, sino que implican pérdida de tiempo de trabajo y, por consiguiente, descenso en la ganancia mensual.

Para que puedas estar atento al estado de tu vehículo, hacemos una recopilación de las averías más comunes en los camiones (no necesariamente por este orden 😉):

Neumáticos. En un post anterior, ya hemos hablado de cómo conseguir que los neumáticos de tu vehículo pasen la ITV. Eso es porque los neumáticos pueden convertirse en un eslabón débil y terminar afectando el rendimiento integral del camión. Uno de los problemas más comunes relacionados con las ruedas es su desgaste irregular, lo que puede indicar que el vehículo necesita un alineado de ruedas o incluso puede estar relacionado con averías del sistema mecánico de la pinza de freno.

Sistema de refrigeración. Son los elementos encargados de regular la temperatura del motor. Los desperfectos más frecuentes en sus partes más comunes (radiador, ventilador termostato, etc.) están relacionados con la alta temperatura y la falta de control en los niveles de los líquidos anticongelante y refrigerante.

Filtros. Un filtro dañado puede impactar directamente en la potencia del motor, además de aumentar el consumo de combustible. Para proteger tu camión y evitar problemas mayores, nuestros especialistas recomiendan cambiar los filtros de forma regular (aceite, combustible y aire del motor).

Discos de freno. Los desgastes en los discos de freno pueden ser muy peligrosos para la seguridad vial. Entre los riesgos de circular con discos de freno en mal estado están el desequilibrio del frenado con la consecuente pérdida de control del vehículo, aumento de la distancia de frenado y el desgaste prematuro de otros componentes, lo que lleva a un aumento de los costes de reparación y mantenimiento. Para evitarlo, se recomienda cambiar los discos cada 2 sustituciones de pastillas, aunque el mecánico debe valorarlo, ya que la frecuencia puede ser distinta, según el estilo de conducción.

Transmisión. Los camiones más modernos suelen contar con una transmisión automatizada más avanzada que minimiza los defectos ocasionados por su manejo manual. Por su importancia (es como la columna vertebral del vehículo) se recomienda evitar su desgaste y apostar por los hábitos eficientes de conducción.

El mantenimiento constante es la manera más eficaz de disminuir las posibilidades de inmovilizar el vehículo y de garantizar las mejores condiciones para una conducción segura. Para tener tu vehículo siempre a punto y evitar averías más importantes, consulta nuestras opciones de paquetes de mantenimiento, con diferentes alternativas de programas de asistencia personalizados, pensando para satisfacer todas las necesidades y bolsillos.