Exenciones al tacógrafo: ¿qué vehículos no necesitan usarlo?

Exenciones Tacografo

¿Existen exenciones al tacógrafo? Es una creencia común que cualquier vehículo pesado que transporte pasajeros o mercancías debe llevar un tacógrafo, a fin de registrar los tiempos de conducción y descanso y que las autoridades verifiquen que estos se ajustan a la normativa.

Aunque esta idea no va del todo desencaminada, lo cierto es que la legislación europea e incluso la española establece varias excepciones dependiendo del vehículo e incluso del uso que se le dé. Si como profesional del volante aún no tienes claro en qué casos no es obligatorio usar un tacógrafo, no deberías dejar de leer lo que viene a continuación.

? ¿Qué vehículos están obligados a llevar tacógrafo?

La normativa que regula en términos generales qué vehículos deben equipar un tacógrafo se recoge en el Reglamento CE 561/2006 y en el CEE 3821/85, aunque especialmente este último ha sufrido cambios posteriores obligados por la introducción del tacógrafo digital inteligente. Como resumen, podemos decir que el tacógrafo será obligatorio en los siguientes casos: a) vehículos de mercancías cuya MMA sea superior a 3,5 toneladas; y b) vehículos destinados a transporte de pasajeros que puedan transportar a más de 9 personas (incluyendo conductor).

Como toda ley, también en este caso existen excepciones al uso del tacógrafo, principalmente relacionadas con aquellos vehículos de menor tamaño o que no están destinados principalmente al transporte, ya sea de pasajeros o de mercancías. Veámoslo con más detalle en el siguiente apartado.

➡️ ¿Quién está exento de tacógrafo?

Como hemos dicho, la propia legislación europea que regular el uso del tacógrafo establece también en qué casos no será necesario. Es importante conocer estas excepciones, especialmente si somos profesionales del transporte, para cerciorarnos de que estamos cumpliendo con la normativa en vigor (recordemos que es de aplicación en toda la UE).

El texto legislativo europeo prevé en términos generales dos casos en los que no es necesario que un vehículo lleve un tacógrafo:

  • Cuando se trata de un vehículo destinado al transporte de mercancías con una masa máxima autorizada (MMA) inferior a 3,5 toneladas, teniendo en consideración para calcularla remolques y semirremolques.
  • Cuando se trata de un vehículo destinado a transportar pasajeros con capacidad máxima inferior a 9 personas, incluyendo al conductor.

No obstante, aunque entren dentro de las dos categorías arriba mencionadas, el ya citado Reglamento CE 561/2006 fija en su Artículo 3º una serie de vehículos que no estarán obligados a usar tacógrafo debido a sus características particulares o al servicio que prestan; las excepciones más destacables son:

  • Vehículos destinados a transporte regular de viajeros, cuando el trayecto no sea mayor de 50 kilómetros.
  • Vehículos cuya velocidad máxima autorizada no sobrepase los 40 km/h.
  • Vehículos sin conductor comprados o alquilados por fuerzas del orden, fuerzas armadas, defensa civil o bomberos que realicen un transporte en el marco de su actividad y bajo la responsabilidad de estos cuerpos.
  • Vehículos especiales usados por motivos médicos.
  • Vehículos usados para casos de urgencia, en operaciones de salvamento, o en operaciones de transporte de ayuda humanitaria.
  • Vehículos catalogados como históricos según la legislación vigente en el Estado de la UE por el que circulen, usados para transporte de mercancía o de pasajeros con fines no comerciales.
  • Vehículos destinados a reparación de averías cuyo ámbito de actuación se circunscriba a un radio máximo de 100 km desde su base.
  • Vehículos sometidos a pruebas de circulación en carretera.
  • Vehículos que aún no hayan sido puestos en circulación.
  • Vehículos -o conjuntos de los mismos- usados para transporte no comercial de mercancía, cuya MMA no sea mayor de 7,5 toneladas.

➡️ Excepciones al tacógrafo en la legislación española

Aunque el Reglamento CE 561/2006 establece una normativa de aplicación para toda la Unión Europea, a su vez somete a criterio de cada Estado miembro la aplicación en sus respectivos territorios de otras exenciones.

En el caso de España, el Real Decreto 640/2007 estableció las excepciones en las que no sería de aplicación la normativa sobre uso del tacógrafo -además de la relativa a tiempos de conducción y descanso- en el transporte por carretera. Las principales exenciones son:

  • Transportes oficiales de órganos de la Administración.
  • Transporte de correo y paquetería postal (Correos) si el vehículo no excede las 7,5 toneladas.
  • Transportes en vehículos destinados a servicios de alcantarillado y agua, mantenimiento de gas, electricidad y redes de telefonía, conservación vial, y recogida de basura.
  • Vehículos destinados a eliminación de residuos urbanos.
  • Transporte privado de mercancías en empresas del sector primario.
  • Tractores agrícolas o forestales en funciones de transporte privado.
  • Transporte de leche en un radio de 100 km.
  • Transporte de animales vivos en un radio de 50 km.
  • Vehículos destinados a transporte privado de materiales de ferias o circos.
  • Transporte de exposiciones itinerantes con fines educativos.
  • Vehículos blindados destinados al transporte de dinero u objetos de valor.
  • Vehículos utilizados para impartir clases profesionales de conducción.
  • Vehículos propulsados por gas licuado o electricidad, siempre que su MMA sea inferior a 7,5 toneladas y circulen en un radio de 50 km.
  • Transporte privado de materiales para ser utilizados por el conductor en su profesión.
  • Transporte interior en puertos, aeropuertos y estaciones de ferrocarril.
  • Vehículos que circulen por islas no unidas a la Península Ibérica con una superficie inferior a 250 km2.

Aunque tal y como acabamos de explicar la legislación española incluye numerosas exenciones al tacógrafo, es importante recordar que estas excepciones resumidas aquí son sólo de aplicación en territorio español, y por tanto, fuera de España podrían constituir una infracción y ser motivo de sanción. De ahí la importancia de conocer bien, a través de artículos como éste, la legislación vigente y la que es de aplicación en nuestro caso en particular.